IV Regata Combarro Cruising Sails

IV Regata Combarro Cruising Sails

Hemos conseguido ser segundos en la una IV Regata Combarro Cruising Sails con poca participación en la clase, lo que nos dejó un sabor agridulce.

Este fin de semana se celebró la cuarta edición de la Combarro Cruising Sails, y si bien debería estar contento por el segundo puesto logrado, la verdad es que estoy fastidiado porque le hice un buen siete al spinnaker. A ver si me da tiempo tenerlo reparado para el próximo sábado que se celebra otra regata en Portonovo.

Antes de la regata

Camino de Combarro para participar en la regata
Camino de Combarro para participar en la regata

Una vez formalizada la inscripción y cerrado la tripulación, me comunicaron que el mismo día de la regata tenía un bautizo de la hija de un primo. Me planteé el no asistir al mismo. Finalmente, tras hablar con mi primo, este me dispensó de ser puntual. A pesar de ello, si la regata se prolongaba mucho, seguramente no podría asistir. Además, el no poder contar con mi motor para la vuelta era un segundo inconveniente. Llos 8 CV del Yamaha de 2 tiempos que me prestaron para substituir a mi motor original de 15 CV movían el barco pero no con la facilidad del original.

Al "caballo regalado", o potro salvaje,  hay que atarlo porque el pasador estaba roto.
Al “caballo regalado”, o potro salvaje, hay que atarlo porque el pasador estaba roto.

Desarrollo la regata

Hicimos una bastante buena IV Regata Combarro Cruising Sails. Salimos los primeros de la clase, si bien en seguida nos pasó el Cassandra por sota. Hicimos un bordo hacia Marín bastante aceptable. Apuramos al máximo acercándonos al muelle para poder librar el sur de Tambo. Conseguimos librarlo y además recortamos mucho la diferencia que nos había sacado el Cassandra en la primera parte del bordo.

Salida de los ORC o "barcos de verdad".
Salida de los ORC o “barcos de verdad”.

El segundo bordo, hacia las bateas el sudeste de Raxó fue mucho mejor aún, poco, recortamos bastante distancia al Cassandra, aunque lamentablemente perdimos algo de ángulo. Llegando a las bateas, viramos y fuimos hacia el sur. Al final, como siempre, tuvimos que finalizar el bordo antes de tiempo para no comernos el Cabezo de Moa, cosa que en regata no es la primera vez que nos pasaba. Esto provocó que en el siguiente bordo no pudiésemos alcanzar la baliza de pelados, obligándonos a realizar un pequeño bordo más en la cercanía de la baliza.

Tras doblar pelados la historia de nuestra vida: demasiado tiempo perdido en la subida del spi, pero buen bordo de popa utilizando el tangón. Alargamos el bordo para evitar la zona de desvente de Tambo. Pasó por delante nuestra el Cassandra, que no había subido spi, y al poco tiempo trasluchamos. Por desgracia para nosotros, el spi se enganchó en un garrucho del génova y se rasgó. Cambiamos el spi por génova lo más rápido que pudimos y entramos en meta con unos minutos más perdidos con el Cassandra, pero aún delante del Atxurri.

Epílogo

Tras terminar la regata, viendo que era aún temprano encendimos motor para llegar a Portonovo lo antes posible. Hice además una cosa que no me gusta nada hacer: ausentarme de la entrega de premios. Especialmente si tengo que recoger alguno, claro. Llamé a Javier Pazó y le pedí por favor que recogieran el trofeo por mi y que me disculparan con la organización, pues tenía el compromiso del bautizo.

Nos cruzamos con el buque Malaspina volviendo a Portonovo
Nos cruzamos con el buque Malaspina volviendo a Portonovo

Creo que debemos hacer una reflexión acerca de la Clase Clásicos y Veteranos, necesitamos que más barcos se animen a participar, y si bien lo hemos intentado hablando con armadores, creo que no es la mejor manera. Tengo una idea, pero eso es cosa para otro artículo.

P.D. un coñazo tela navegar con mascarilla, pero bueno, es lo que hay.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − once =

Mostrar botones
Ocultar botones