Un concepto: barcopijo.com

Una de las cosas que más odio de ir con gente “novata” o no habitual en el barco es tener todos los cabos, escotas, drizas, etc. de color negro. La verdad es que como concepto estético es muy chulo, pero cuando a un profano le dices: “caza escota del génova” o “tensa un poco más la driza de la mayor” y todos los cabos a bordo son iguales, me  suele mirar con cara de: “¿Cual? ¿El negro?”.

Por otro lado, recientemente, en la primera prueba de la Regata de Navidad que todos los años celebra el Real Club de Mar de Aguete, y que por cierto, un año ganamos en categoría de Veteranos, el recorrido era bastante de esos que me gustan a mi: corto, dentro de la ría y con bastantes maniobras: consistía en una salida frente al puerto de Aguete, ir a la baliza del emisario de Tambo, Pelados, Tambo y llegada. No llegamos mal del todo a la baliza de Tambo y al ver que nadie izaba spis ni asimétricos, sino que iban a orejas de burro decidimos izar el spi y hacer el recorrido en 2 o 3 bordos. Naturalmente, como casi siempre que intentamos izar el spi, la cagamos, y cuando conseguimos que empezara a rendir, estabamos llegando ya a Pelados. En ese momento se levantó una buena rasca, y bajarlo no fue sencillo, de hecho en la maniobra, perdimos la escota del spi, sí, los 15 metros de escota en total; fue una de esas cosas que pasan en regata cuando hay un pequeño caos a bordo.

Estos dos factores que acabo de explicar provocaron que me pusiera a buscar una escota nueva y a darle vueltas a la posibilidad de cambiar las escotas del génova, de las que todos los tripulantes regateros se quejaban de que eran demasiado finas (8mm). Hablando del tema tras la regata, me comentaron que debería elegir escotas con distintos colores para que así no se produjera el problema mencionado al principio de este artículo.

Finalmente llegué a la conclusión de que lo ideal era tener cabos que el tripulante pudiera asociar fácilmente con las velas, así, para la braza del asimétrico cogería uno naranja, para las escotas del asimétrico azul con marcas naranjas (el spi es azul y naranja) y para el génova elegiría blanco con marcas azules de mayor grosor (12mm), blanco y azul por la antigua vela del enrollador, que es blanca, con el la banda de protección solar azul.

El cabo para la braza lo encontré de 8mm en O Mar, una tienda del El Grove, y el blanco con marcas azules en Efectos Navales Taracido, en Marín, bueno, más bien lo encontraron por mi, porque fue un regalo de Paz Taracido, ilustre navegante del Peregrina (no se por qué, pero me huelo que debieron hacerle un buen precio). El problema era conseguir el cabo azul con marcas naranjas.

Creo que me pateé todas las web de cabos de España sin éxito, hasta que ya, desesperado encontré un rodillo de 100 mts de cabo de 8mm azul con marcas naranjas en Cabos y Cuerdas Bizkaia, el problema fue que eran eso, 100 metros, y yo sólo necesitaba 15. Al final pasé por el aro y compré los 100 metros, a precio de distibuidor claro: 45 euros por 100 metros de cabo de 8mm con una resistencia aproximada de unos 1000 Kg (1200 Kg según el folleto, pero prefiero curarme en salud), más que suficiente para el asimétrico de un 23 pies. Por suerte para mi, además, encontré rápidamente a quien “colocar” el excedente de cabo, cosa que tengo pendiente hacer, pues aún lo tengo en casa.

Finalmente, en una horita de trabajo a bordo quedó todo colocadito y listo para la tercera prueba de la Regata de Navidad del Real Club de Mar de Aguete; quedó todo estupendo, como una mala persona dijo: “¡Quedó barcopijo.com total!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + ocho =

Mostrar botones
Ocultar botones