navegación

Fagilda y la “los muertos” de Wind Gurú

La verdad es que en teoría no es un punto excesivamente complicado para pasarlo en un barco pequeño como es el mío, pero yendo solo es otra cosa. El pasado viernes, casi sin viento, y sin tiempo para hacer largos bordos llevé el barco de Sanxenxo a San Vicente por enésima vez. La verdad es que casi todo el trayecto lo tuve que hacer a motor y resultó batante frustrante tras toda una semana pensando en salir a navegar. Por lo menos, tuve la compañía de tres tripulantes y de unos gin tónics tamaño cadete de esos que sólo se sirven en la Peregrina.

La previsión para el sábado era de 8 nudos de NW y mar de fondo de 1 metro y de lluvia para el domingo. Así que pensé en llevarlo de vuelta a Sanxenxo el sábado. Una vez más la previsión de windguru fue un fracaso, mucho más viento y mucho más mar, y para colmo, en solitario.

Dada la dirección del viento y del mar, el rumbo a seguir me llevaba por fuera de Ons, cosa que me venía de perlas, pues alejarse de Punta Fagilda era lo más inteligente, pues las olas se levantan mucho más allí. Mi idea, que al final fue lo que hice era hacer bordos descuartelando o con el viento por el costado para acercarme a Ons por fuera y luego en popa cerrada para pasar Ons y coger su abrigo pegado a punta Centolo. Eso fue lo que hice, tras entrar en el abrigo de la isla el mar se calmó por completo, aunque el viento era mucho más racheado, con aproadas constantes, pero fácilmente controlable con la escota de la mayor. Navegué pegado a la costa hasta llegar a la altura del muelle y viré al este ya todo recto para entrar en la ría pegado al Cabicastro. Tras el largo paseo eché el ancla en el Silgar para recoger todo y echarme una siesta. Una hora más tarde entraba en puerto.

Seguramente la semana que viene repita, y no veas lo que me tienta una noche fondeado en Ons.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =