bricolaje

Se acumula el trabajo.


Ayer llegó mi nuevo y flamante compás. Se trata de un Plastimo Contest 101 con el marco negro y la rosa roja. Chulísimo. Tras recibirlo lo primero fue naturalmente abrir el embalaje, la verdad es que me faltó tiempo para hacerlo. Los ojos me debían brillar como a un niño de 6 años que entra en el salón de su casa el día de Reyes. El enchufe para el conector del cable del palo aún no llegó, pero me dijeron que el viernes estaba allí.

El aspecto era mucho mejor aún de lo que me había imaginado, y creo que la esfera es mayor que la que tenía hasta ahora, pero una cosa me llamó la atención: la tornillería de instalación era toda de plástico; en un principio pensé “vaya chufa”, pero rápidamente me informaron de que era normal, cuanto menos metal haya alrededor del compás, menos perturbaciones sufrirá este. El propietario de la tienda donde lo he comprado, Acastillage & Difussion Sanxenxo, un tío estupendo: Carlos Agra, se me ofreció para ayudarme con el montaje, y nos fuimos un momento hasta el barco para ver qué sería necesario para la instalación.

Me dijo que él creía que el compás que ya tenía era el mismo que había comprado para substituirlo, pero en una versión anterior. En cualquier caso haría falta una radial para cortar un tornillo del compás actual que está atascado (tengo un don para los tornillos satánicos), una caladora, por si hay que ampliar el agujero en el mamparo y un taladro para los agujeros de la tornillería de sujeción, ya que no coinciden con los actuales.

Ya que estábamos allí, y mi tocallo sabe un rato bastante más que yo de barcos aproveché para exprimirlo un poco y preguntarle acerca de cosas que quiero reparar. Una de las que me dijo que debía hacer sin falta es sellar correctamente los metacrilatos de estribor, por donde ya sabía yo que entraba agua cuando llueve fuerte. Insistió mucho en que los hiciera nuevos, me dijo que con los cristales nuevos, y unas pasaditas de lasur a la madera de la regala, cambiaba totalmente el aspecto del barco, así que le pedí que me diera presupuesto. Además aproveché para colocar las bombillas led que había comprado para el interior y me indicó que lo que quiero hacer del parque de baterías le parece fenomenal, muy buena idea, pero que sí o sí, las baterías las debo tener dentro de una caja para baterías y muy bien trincadas ya que en una escorada se puede montar una buena.

Además, me llamó el tapicero para decirme que las colchonetas del interior estaban listas.

En resumen, que se me acumula el trabajo, y encima este fin de semana va a llover y el que viene hay regata… esto es un no parar: ¡¡¡socorrooooo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + 14 =